jueves, 7 de octubre de 2010

Magia, hechicería, brujería y nigromancia ...


Dijo Allah sebhana wa tala(y sabían que quien accedía a la magia y la brujería no tendría éxito en la otra vida.) (2:102)



La magia, hechicería, brujería y nigromancia son sinónimos con leves diferencias entre sí. Su definición según el idioma árabe es: 
“Aquella cosa sutil y oculta” y por eso el Mensajero de Allah, sal-lal lagu wa leyhi wa selem dijo: “La elocuencia es una clase de magia” porque la elocuencia transmite significados claros de manera sutil y oculta.




Dijo Abû Muhammad Al Muqaddisî en su libro Al Kâfî

“La magia se compone de conjuros, amuletos y conjuros que tienen efecto sobre el corazón y el cuerpo. Puede causar enfermedad y hasta la muerte, así como produce la separación de los esposos. Dijo Allah (Aprendían de ellos como separar al hombre de su esposa.)(2:102) (Del mal de las sopladoras de nudos [las hechiceras].) (113:4) y de no ser porque la magia tiene efecto real sobre las personas, Allah sebhana wa tala no hubiera ordenado que busquemos Su protección contra la magia”.


Dijo 'Aisha radiallah anha: El Profeta fue hechizado hasta el punto de imaginar que había realizado algo que no había hecho. Cierto día me dijo: “Dos ángeles vinieron a mí y uno de ellos se sentó junto a mi cabeza y el otro junto a mis piernas, entonces uno de ellos le dijo al otro: ¿Cuál es la dolencia del hombre? Respondió: Ha sido hechizado. Dijo: ¿Y quién lo ha hechizado? Dijo: Labîd Ibn Al A'sâm. Dijo: ¿Y en qué ha realizado el hechizo? Dijo: En un peine y en la espata que contiene el polen de una palmera macho. Dijo: ¿Y dónde se encuentra? Dijo: En el pozo de Dharûân”. Entonces salió hacia ese lugar el Mensajero de Allah sebhana wa tala y cuando volvió me dijo: “Sus palmeras son como cabezas de demonios”. Le dije: ¿Lo has sacado? Dijo: “No, pero Allah  me ha curado, temí que al hacerlo provocara perjuicio a la gente”. Más tarde el pozo fue cegado(1).


Dijo Allah sebhana wa tala(y sabían que quien accedía a la magia y la brujería no tendría éxito en la otra vida.) (2:102) dijo Ibn ‘Abbâs : “Es decir que no tendrán recompensa en el más allá”. Dijo Qatâdah: “Es decir que la Gente del Libro conoce que el hechicero no ha de tener recompensa en el más allá”. Dijo Al Hasan: “Es decir que se encuentra fuera de la religión”.


Esta Aleya alude a la prohibición de la magia y la hechicería en todas sus formas, de la misma manera que demuestra que estas prácticas fueron prohibidas por todas las religiones anteriores, tal como dijo Allah  en su libro (y no prosperará el mago dondequiera de fuere.) (20:69). Los seguidores del Imâm Ahmadconsideran que la persona se vuelve incrédula (Kâfir) con el sólo hecho de estudiar o enseñar dichas prácticas. Narró Safûân Ibn Muslim que el Mensajero de Allah sebhana wa tala dijo: “Quien aprenda algo de magia, sea poco o mucho, habrá roto su pacto (creencia) con Allah”(2).


Existen diferentes opiniones entre los sabios sobre el mago o hechicero, ¿acaso se convierte en incrédulo (kafir) o no? Algunos sabios como MâlikAbû Hanîfah yAhmad opinan que el mago o hechicero se vuelve incrédulo, a excepción de que el efecto sobre la persona se logre con drogas.


Dijo el Imâm Shâfi’î

“Si alguien aprende la magia le hemos de solicitar: ‘Descríbenos lo que sabes de magia’. Si su descripción contiene conceptos que afirman su incredulidad, como los del pueblo de Babel que consideraban que las estrellas concedían sus súplicas, entonces consideraremos a tal persona como incrédula. Pero si sus conceptos no afirman ninguna incredulidad, entonces no lo consideraremos como tal, a menos que suponga que practicar la magia o la hechicería es lícito, ya que en tal caso sería incrédulo”.


Allah sebhana wa tala al referirse a la magia, la ha nombrado “incredulidad (Kufr)” en las siguientes Aleya: (Quien la aprendiera caería en la incredulidad.) (2:102) (Sabed que Salomón no cayó en la incredulidad [la brujería] y que eran los demonios quienes [lo hicieron].) (2:102) dijo Ibn ‘Abbâs sobre el dicho de Allah (Pero estos no le enseñaban a nadie sin antes advertirle que se trataba de una tentación.) “Ellos conocían la bondad y la maldad, la fe y la incredulidad, concluyeron que la magia representaba la incredulidad”.    





(1) Transmitido por Bujârî (5763) y Muslim (2189)
(2)Transmitido por ‘Abdurazzâq (10/184), pero el Hadîz es Mursal.

Extraido del libro: "La inspiración del Glorioso" del 
Sheikh ‘Abdurrahmân Ibn Ĥasan Ali Sheîj






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada