domingo, 3 de octubre de 2010

Colgarse un amuleto...



Colgarse un amuleto...



En un Hadîz narrado por ‘Uqbah Ibn ‘Amir dijo : “Quien se cuelgue un amuleto jamás habrá de ver su deseo cumplido por Allah, y quien se cuelgue un talismán jamás tendrá paz ni descanso”(1). Y según otra narración dijo el Mensajero de Allah, sal-lal lahu wa leyhi wa selem: “Quien se cuelgue un amuleto habrá cometido un acto de idolatría (Shirk)”(2).


La versión completa de la segunda narración, también transmitida por el Imâm Ahmad dice: 



“Narró ‘Uqbah Ibn ‘Amer Al Yuhanî que llegó un grupo hasta donde estaba el Mensajero de Allah un grupo, entonces les tomó juramento de fidelidad a nueve de ellos y se abstuvo ante el décimo, por lo que le preguntaron: ‘¡Mensajero de Allah! ¿Le tomas el juramento a nueve de ellos y no lo haces con uno?’ A lo que contestó: ‘Tiene un amuleto’. Entonces, inmediatamente lo arrancó con su mano, ante lo cual el Profeta le tomó el juramento de fidelidad, y dijo: ‘Quien utilice un amuleto ha cometido un acto de politeísmo (Shirk)’”.

‘Uqbah Ibn 'Amir Al Yuhanî fue un reconocido Sahâba, sabio de la Jurisprudencia Islámica (Fiqh) y virtuoso. Fue gobernador de Egipto (Misr) durante el Califato deMu’aûîah, y murió a la edad de sesenta años.

 Quien utilice un amuleto con la esperanza de que éste atraiga la suerte o le aparte de los perjuicios o de la mala suerte, habrá cometido un acto de idolatría.

Dijo Al Mundhirî: 




“Estos amuletos eran cuentas que solían colgarse para protegerse de las desgracias, pero esta creencia no era sino producto de la ignorancia y el paganismo, ya que nada beneficia ni perjudica sino Allah sebhana wa tala”.

Dijo Abû As Sa’adat: 




“Los amuletos eran cuentas que los árabes solían colgar del cuello de sus niños, con la esperanza de que ésto les protegiera contra el mal de ojo, pero todo ésto fue desaprobado por el Islam”.


Las palabras del Mensajero de Allah sal-lal lahu wa leyhi wa selem : “Quien se cuelgue un amuleto jamás habrá de ver su deseo cumplido por Allah” representan una súplica contra quienes realizan estos actos.


Dijo Abû As Sa’adat sobre la frase “Quien se cuelgue un amuleto habrá cometido un acto de idolatría (Shirk)”: 
“Representa un acto de politeísmo porque la persona anhela que tales objetos le aparten de aquello que les ha sido destinado según al decreto divino, y porque solicitaron de otro que no era Allah sebhana wa tala ”.

(1) Transmitido por Al Hâkim (4/216)
(2) Transmitido por Ahmad (4/154)

Extraído del libro: "La inspiración del Glorioso" del 
Sheikh ‘Abdurrahmân Ibn Ĥasan Ali Sheîj








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada