sábado, 23 de octubre de 2010

La astrología.



Transmitió el Imâm Bujârî que Qatâdah dijo: “Allah  ha creado las estrellas con tres objetivos: Embellecer el cielo, arrojarlas sobre los demonios, y como señales para guiarse. Quien interprete de ellas algo más, habrá cometido un error y habrá perdido su recompensa, afirmando algo de lo que no tiene conocimiento”[1].



Dijo Ibn Taîmîah: “La astrología es una ciencia que pretende conocer la influencia de los astros en el destino de los hombres, y los sucesos terrestres”.

Dijo Al Jattâbi: “La ciencia de los astros que se encuentra prohibida es aquella que alegan los astrólogos, por la cual pueden predecir los sucesos que tendrán lugar en el futuro, como los vientos, las lluvias[2], y otros sucesos a través del estudio de los astros, alegando conocer asuntos que pertenecen a lo oculto, y por tanto no conocidos sino por Allah .”

Estas palabras de Qatâdah fueron registradas por Bujârî en su libro a modo de título, y Al Jattîb transmitió el relato en forma completa, éste dice: “ No ha creado Allah  las estrellas sino con tres objetivos: Embellecer el cielo, como guía, y para arrojarlas sobre los demonios. Quien interprete de ellas algo más, lo habrá hecho según su opinión, habrá cometido un error y habrá perdido su recompensa, afirmando algo de lo que no tiene conocimiento. Algunas personas ignorantes de la sabiduría de Allah  han innovado y atribuido a las estrellas efectos, diciendo: A quien contraiga matrimonio mientras la estrella tal y tal se encuentre en la posición tal y tal le habrá de suceder tal y tal cosa, o a quien emprenda un viaje estando la estrella tal y tal en la posición tal y tal le habrá de suceder tal y tal cosa. Juro que no se encuentra una estrella en una posición determinada sin que nazca en dicho momento un blanco y un negro, un alto y un enano, un bondadoso y un corrupto, y tal estrella o cosa ignora completamente tales asuntos. Si alguien fuera a tener conocimientos de lo oculto, ese sería Adán  , que fue creado por la mano de Allah  , se postraron ante él los ángeles, y le fue mostrado el nombre de todas las cosas.” 

Si reflexionamos sobre la posición que tomó Qatâdah ante estos hechos reprobables que tenían lugar en su época, la segunda generación tras la muerte del Mensajero de Allah ,  observamos que el mal no ha dejado de expandirse, hasta llegar a éstos nuestros días, en donde el mal se encuentra en todo lugar, ya sea en poca o gran cantidad. Pocos son los que desmienten y muestran la verdad ¡Qué Allah nos proteja, y a Él hemos de retornar!

“Allah  ha creado las estrellas con tres objetivos”. Dijo Allah  (Por cierto que embellecimos el cielo de este mundo con luceros [las estrellas], dispuestos para [castigar] a los demonios [que pretendan escuchar las ordenes que revelamos a los Ángeles].) (67:5) y dijo (Y os guiáis en vuestros viajes a través de señales y de las estrellas.) (16:16)
Este relato indica que las estrellas se encuentran en el primero de los siete cielos (sama’ ad dûnia), tal como se menciona en un relato transmitido por Ibn Mirdaûaî de Ibn Mas’ûd  el Enviado de Allah  dijo: “El cielo de este mundo ha sido creado por Allah  del humo, y dispuso en él planetas, lunas luminosas, y lo embelleció con estrellas, que arroja sobre los demonios, y para protección contra todo demonio maldito”[3].

Y os guiáis en vuestros viajes a través de señales los viajeros durante la noche. Tal como dice el Corán: (Y Él es Quien ha creado las estrellas para que vosotros podáis guiaros por ellas [cuando os encontráis viajando] en las tinieblas de la tierra y del mar.) (6:97) es decir para que reconozcan las direcciones de sus viajes.

Pero si alguien afirma: “El astrólogo en ciertas ocasiones acierta en su predicción”, respondemos que acierta de la misma manera que lo hacen los adivinos, mezclando una verdad con cien mentiras. Tal acierto no es, de todas maneras, basado en conocimiento, sino que se debe al azar, siendo una tentación (fitnah) para quien dé crédito a sus afirmaciones.

Son numerosos los Ahâdîz del Mensajero de Allah  que evidencian la falsedad de la astrología, entre ellos encontramos: “Quien aprenda algo de astrología, habrá aprendido parte de la hechicería, y cuanto más estudie mayor serán sus pecados”. Relató Rayâ IbnJaîûah  que el Profeta  dijo: “De entre las cosas que más temo de mi nación: ‘Que se crea en las estrellas, se desmienta el decreto divino, y la injusticia con los sabios’”[4]. Los Ahâdîz con este significado son numerosísimos.





[1] Transmitido por Bujârî (6/395)
[2] N del T: Nótese la diferencia entre “predecir” y “pronosticar”.
[3] Ver Darr Al Manzûr (3/328)
[4] Transmitido por ‘Abdu Ibn Humaîd, y considerado aceptable (Hasan) por As Suîûtî en su libro Dar al Manzûr.

Extraído del libro: "La inspiración del Glorioso", del 


Sheîj Abdurrahmân Ibn Hasan 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada