miércoles, 11 de noviembre de 2015

El significado de Engaño (talbis) y Extravío (ghurur)



El significado de Engaño (talbis

y Extravío (ghurur)


بسم الله والحمد لله والصلاة والسلام على رسول الله ، وبعد

El engaño (talbis) es presentar la falsedad con la imagen de la verdad. Y el extravío (ghurur) es una forma de ignorancia que te hace creer que la falsedad es la verdad y el mal como si fuera el bien. Esto es causado por la presencia de cuestiones dudosas. Iblis influencia a las personas tanto como le es posible. Su influencia depende de cuan alerta, negligente, ignorante y conocedor sean ellos.

Sabed que el corazón es como una defensa fortificada atendida por ángeles. La defensa tiene puertas y hendiduras. La mente reside dentro de la fortaleza. Cerca de la fortaleza hay un granero en el cual se encuentran los deseos, y los demonios frecuentan el granero. Hay una guerra entre los residentes de la fortaleza y los del granero. Los demonios rondan la fortaleza esperando a que la guardia se descuide, o entrar en ella a través de las hendiduras. Luego el guardia debe conocer todas las puertas de la fortaleza que le han sido asignada, así como las hendiduras. No debe bajar la guardia ni por un instante, ya que el enemigo nunca se relaja.

Un hombre preguntó a al-Hasan: “¿Duerme Iblis alguna vez?”. Él respondió: “Si lo hiciera, entonces encontraríamos un poco de descanso”.

La fortaleza es iluminada con el recuerdo (de Allah) y la fe (imaan). En ella hay un espejo brillante que refleja las imágenes de todo lo que pasa por allí. Lo mínimo que hacen los demonios es generar humo para ennegrecer las paredes de la fortaleza y herrumbrar el espejo. Pero los vientos del recuerdo (de Allah) ahuyenta el humo, y el pulidor del recuerdo (de Allah) quita la herrumbre del espejo.

El enemigo lleva a cabo una campaña contra la fortaleza. Algunas veces, intenta entrar en la fortaleza, pero el guardia le ataca forzándole a retirarse. Otras veces, entra en la fortaleza para causar fechorías, o permanece alrededor porque el guardia es negligente. A veces el viento que repele el humo se calma, y las paredes se ennegrecen y el espejo se vuelve herrumbroso. Entonces el demonio pasa por allí desapercibido. Algunas veces el guardia deja su posición por negligencia y es capturado por el enemigo.

Uno de los Salaf dijo: «Me encontré con el diablo, así que me dijo: “Solía encontrarme con la gente para enseñarles (el mal), pero ahora me encuentro con la gente para aprender de ellos».

El demonio puede atacar a una persona alerta mediante traerle la novia del deseo. La persona alerta se vuelve ocupada mirándola y cae cautivo.

La cadena más fuerte con la que son encadenados los cautivos es la de la ignorancia. La cadena de fuerza media es la del deseo. Y la más débil es la de la negligencia. Siempre que el creyente porte el escudo del imaan (fe), las flechas de los enemigos nunca acertarán en sus puntos vitales.

90)  Al-Hasan ibn Salih dijo: «El demonio abre noventa y nueve puertas al bien frente al creyente para que este sea capaz de abrir una sola puerta al mal»[1]

91) Al- ‘Amash dijo: «Un hombre que solía relacionarse con los Jinn me dijo: “Nadie es más duro para nosotros que un seguidor de la Sunnah. En cuanto al que sigue sus deseos, jugamos fácilmente con él»[2]



Notas

[1] Abu Nu’aym en al-Hilyah, 7/331.
[2] Incapaz de localizar un referencia.



Texto traducido de la traducción inglesa de “Talbis Iblis” (Los engaños del demonio), capítulo cuarto, páginas 85-87.

Traducido del inglés al castellano por Ummu Abderahman Yasmina al Andalussia.
En Ihsbilia (al Andalus), el 17 de Muharram de 1437 Hijra (31/10/2015).
Texto original en castellano: http://perlasdelislam.blogspot.com/2015/11/el-significado-de-engano-talbis-y.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada